Manifiesto fundacional

Manifiesto fundacional

Existe un amplio consenso internacional, tanto institucional como político, sobre la necesidad de impulsar el avance hacia un modelo de desarrollo sostenible con un amplio consenso en los principios y la responsabilidad social que requieren las organizaciones para garantizarlo (Asamblea plenaria de Naciones Unidas, 2009).

    El Desarrollo Sostenible es el paradigma global de las Naciones Unidas que se define como “desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”. (Comisión de Bruntland, 1987).
    Naciones Unidas señala cuatro dimensiones del Desarrollo Sostenible: la sociedad, el medio ambiente, la cultura y la economía, interconectadas entre sí. La responsabilidad social de las organizaciones consiste en su compromiso voluntario en maximizar la creación de valor que propicie este desarrollo y minimizar los impactos que pudieran perjudicarlo (UNESCO, 2012).
    La vida de las instituciones educativas está influenciada por un conjunto diverso y heterogéneo de partes interesadas o stakeholders: estudiantes, padres, personal docente, directivos, personal de administrador y servicio (PAS), proveedores, propietarios, administradores públicos, vecinos… Todas estas partes interesadas cuentan con derechos, obligaciones y expectativas.
    En la medida que el impacto de una institución educativa concilia de forma intencional, los legítimos intereses de todas las partes con los valores, las demandas de la sociedad y las necesidades de la naturaleza, podemos referirnos a su grado de responsabilidad social corporativa (RSC).

    El concepto de RSC toma en consideración el impacto económico, ambiental y social de las decisiones de las organizaciones, siempre desde una perspectiva voluntaria y más allá de las exigencias legales. Y al añadir la consideración del impacto educativo de la organización sobre la sociedad y de la sociedad sobre las instituciones educativas, nos referimos a la Responsabilidad Social Educativa (RSEdu), concepto que mide la escala que hemos elaborado.
    La RSEdu es una visión de la actividad propia de la institución educativa, que integra el respeto por los valores éticos, las personas, la comunidad y el medio ambiente en el contexto de sus operaciones diarias (educar) y en la toma de decisiones estratégicas (dirigir)” (Pujadas, 2012).
    Siguiendo la normativa ISO 26000, la RSC incluye 7 materias fundamentales: gobierno de la organización, derechos humanos, prácticas laborales, el medio ambiente, prácticas justas de operación, asuntos de consumidores y participación activa y desarrollo de la comunidad (AENOR, 2010).
    Y al referirnos a la RSEdu, estas 7 materias se envuelven en la educación forma transversal y habitativa (Martínez, 2015). De forma transversal, por ser un contenido vinculado a todas las materias, y de forma habitativa, porque se trata del impacto que se cultiva corporativamente, vivido tanto de manera activa, como pasiva, como contemplativa (Martínez, 2014):
  • La RSEdu activa es aquella que de forma voluntaria obra la organización como espacio natural de posibilidades sociales, para generar impacto
  • La RSEdu pasiva es la disposición voluntaria de la institución a dejarse impactar educativamente por la sociedad de manera inteligente.
  • La RSEdu contemplativa es la actitud natural de la organización que invita a sus miembros a descubrir impactos educativos significativos que favorezcan su despliegue hacia los demás, el entorno y hacia una vida llena de sentido.

captura-de-pantalla-2016-09-10-a-las-11-36-06

    Elemento 1. RSEdu como impacto educativo vinculado a las 7 materias de Responsabilidad Social abordadas en ISO 26000

    Se podría decir que la RSEdu consiste en la forma intencional en que la institución habita la educación de forma que la disfruta, acrecentándola y desplegándola más allá de sí, para así, ser más sí misma (Llano, 2009). Es decir, hacerse una institución más educativa. Con la RSEdu, la institución educativa se enriquece, enriqueciendo a la sociedad, a la naturaleza, a la comunidad, a las familias, a los docentes y demás trabajadores, y a los estudiantes que ahí se forman, promoviendo el desarrollo sostenible (ONU, 2016).
    En este sentido, las instituciones educativas tienen una especial responsabilidad social que podríamos considerar desde tres vertientes (Martínez, 2014):
  1. Liderazgo social en la lucha por la igualdad en educación de calidad y ejemplaridad en la dimensión formativa que la responsabilidad social de toda organización debe favorecer (ISO 2600, 2010).
  2. Compromiso para formar en responsabilidad social a sus estudiantes, padres, docentes y demás trabajadores del centro educativo. El desarrollo de la RSC exige nuevas capacidades y cambios en los valores y los comportamientos ciudadanos socialmente responsables.
  3. La propia responsabilidad social corporativa de la institución educativa que, como toda organización, debe vivir en todos las materias, que según la normativa ISO 26000 (2010), serían siete: gobierno de la organización, derechos humanos, prácticas laborales, el medio ambiente, prácticas justas de operación, asuntos de consumidores y participación activa y desarrollo de la comunidad.
    Uno de los grandes retos en responsabilidad social corporativa, señalado entre los 17 objetivos del Horizonte 2030, es la educación de calidad para todos. El diálogo en relación con la RSC se ha incrementado en las empresas y en la sociedad civil en general, pero aquí toca destacar que, si ya el sector educativo era sensible a esta problemática, ahora además ha comenzado a referirse en estos términos de RSC como forma eficaz de afrontar el desafío, redescubriendo la educación como una realidad en la que están todos los sectores comprometidos y no sólo el sector educativo.
    La iniciativa que aquí se firma es fruto de este diálogo dentro del sector educativo, donde ONGs, universidades y comunidades educativas, se ponen en contacto con los gobiernos, el sector empresarial, los trabajadores y la población en general para contribuir con la gestión del conocimiento por medio de un observatorio especializado en RSEdu.
    Así como las instituciones universitarias han mostrado avances significativos con respecto a la RSC, para el resto de instituciones educativas es todavía un objetivo que para muchas ni ha sido planteado.
    Por eso creamos EL OBSERVATORIO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EDUCATIVA, porque pensamos que los nuevos retos requieren nuevas culturas institucionales en los centros educativos pero este cambio debemos darlo entre todos.

    El Observatorio RSEdu es una iniciativa conjunta de Cooperación Internacional ONG, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad Austral y Centro Educativo Tajamar, en la que queremos compartir nuestras aportaciones a la RSEdu para obtener una perspectiva nueva sobre los retos a los que se enfrentan las instituciones educativas y funcionar como catalizadores en la consecución de este desafío.

    El observatorio se funda con los siguientes objetivos:
  • Identificar los impactos de las instituciones educativas sobre las partes interesadas y de la sociedad sobre las instituciones educativas para afrontar consultas con rigor.
  • Contribuir en la definición de políticas, procedimientos e indicadores de RSEdu, apostando por un consenso internacional
  • Apoyar la gobernabilidad de las instituciones educativas, facilitándoles la posibilidad para rendir cuentas y verificación.
  • Fomentar el conocimiento y el intercambio de información sobre RSEdu entre las partes interesadas.
  • Promover la implantación de políticas de Responsabilidad Social Corporativa en las instituciones educativas y analizar el impacto.
  • Establecer cuadros comparativos de las políticas de RSC en las instituciones educativas de las diferentes regiones de América Latina y Europa.
  • Promover y sensibilizar sobre RSEdu a todos los sectores públicos y privados.
  • Detectar fenómenos o asuntos emergentes en relación con las materias de RSC
  • Analizar las medidas sobre las brechas educativas para promover la educación de calidad para todos.
  • Detectar, recopilar y difundir buenas prácticas e iniciativas vinculadas con la RSEdu
    Esta investigación servirá para promover la responsabilidad social en las instituciones educativas y de este modo, dar un impulso esencial a la responsabilidad social corporativa de raíz.
  • Reconocimiento de las materias y asuntos propios de la RSEdu
  • Integración, implementación y promoción de un comportamiento socialmente responsable a través de toda la institución educativa y a través de sus estrategias y prácticas educativas, dentro de su esfera de influencia
  • Identificación y compromiso con las partes interesadas de la institución educativa
  • Comunicación de compromisos, desempeño y otra información relacionada con la responsabilidad social de la institución educativa
    Con los aportes del Observatorio se podrá realizar una labor de asesoramiento a las instituciones educativas de todo el mundo con apoyo para potenciar su responsabilidad social. Esto supondrá un factor importante para mejorar su prestigio y eficacia educativa, y promover la responsabilidad social en general.
    Esta iniciativa apoya las iniciativas internacionales en torno a la educación para el desarrollo sostenible y la educación para todos, sensibilizando a las empresa en materia educativa para que se comprometan con la educación de manera concreta. Por ejemplo:
  • Apoyo a escuelas locales.
  • Acercamiento de la empresa al mundo de la educación
  • Acogida de alumnos en práctica
  • Educación dual mediante la vinculación estratégica con la comunidad a través de programas de formación profesional.
  • Establecer convenios con las administraciones educativas
  • Contribución en la evaluación de necesidades formativas
  • Participación en consejos asesores empresariales dentro de los centros educativos para colaborar en la actualización de los planes formativos
    El observatorio, también promueve la incorporación a los sistemas educativos y de formación en América Latina y Europa, en todos sus niveles y etapas, los principios y valores del desarrollo sostenible y la responsabilidad, con el objetivo general de que todas las personas puedan desarrollar un modo de pensar abierto y libre, y adquirir los valores, conocimientos y capacidades que les permitan encontrar las soluciones a los problemas que les afectan.
    Consideramos que el Observatorio RSEdu, constituye una comunidad interdisciplinar de aprendizaje, que estudia de modo integral los retos de la educación mundial, proponiendo soluciones que se puedan validar en la realidad. Para cumplir su misión, desde el observatorio se procurará impulsar la formación de docentes-investigadores que, trabajando de manera colegial, promuevan la responsabilidad social del mismo modo en sus propias instituciones.
    Este observatorio es fundado con sede jurídica en Cooperación Internacional ONG y con la Universidad Rey Juan Carlos, la Universidad Austral y el Centro Educativo Tajamar como socio fundadores.
    Las instituciones educativas de todos los niveles, así como organizaciones públicas y privadas que deseen contribuir con el Observatorio, puede formar parte de éste siguiendo el procedimiento que en cada momento se vaya estableciendo al respecto.

About the author

CIONG administrator

Deja un comentario